Friday, December 09, 2005

Opinion.

Mi vida es acechada continuamente por fantasmas humanos. Al caminar por las calles mundanas y altamente caóticas rodeado de tanta masa homínida mi lóbrega alma se exalta y mis ojos miran temerosos el pasar desconocido. Poso mi mirada atenta en sus anónimos rostros tatuados de superficialidad e hipocresía portando a su vez miles de mascaras que ocultan la verdadera realidad del ser. Me apesta en demasía sus simples y rutinarias vidas. Sus estáticos y llanos estilos de vida, todos tan parecidos entre si, todos empeñados en ser la vulgar copia del que esta a su lado. El sistema ya no le toma atención a la originalidad o la individualidad del hombre. El sistema no acepta ni tolera a un individuo que rompa las normas o reglas impuestas o que contradiga con su pensar el pensamiento colectivo. Nadie puede expresar libremente y sin represión alguna su pensamiento y su opción de fe sin caerle encima una lluvia de descalificaciones y ofensas sin fundamento racional. No hay libertad alguna, así como tampoco existe el respeto o la tolerancia.
Reflexiono y pongo especial énfasis en las denominadas “tribus urbanas”. Estas agrupaciones de jóvenes unidos por lazos de pensamiento, afición o estilo de música son llamadas también “subcultura” ya que son formas de vida alternativa a la cultura dominante. Estos grupos en su mayoría prohumanos, es decir, apoyan y luchan por el respeto a la diversidad del ser humano, a la no discriminación y a la tolerancia. Cada subcultura tiene su propia forma de manifestación social y poseen su propia filosofía de ver y sentir la vida, así además tienen definido su propio comportamiento y formas de enfrentar y comprender al sistema a su manera.
Pero ahora pienso: ¿Estas formas de manifestación han muerto? ¿Han perdido las tribus urbanas el significado de su existencia? Planteo estas interrogantes ya que ni siquiera las subculturas se toleran entre ellas mismas:
El punk rivaliza con el gótico, el metalero no respeta al rapero ni este al metalero, el otaku contra el visual. Las subculturas caen en el mismo vicio de la quien fuera objeto de sus manifestaciones. Ahora ya no es solo el sistema quien te discrimina, sino la humanidad en general. Si conviviéramos en un constante respeto y tolerancia hacia las personas con las cuales habitamos haríamos un poco más confortable nuestra estancia en este decadente planeta. Opto por el pensamiento alternativo. Opto por la diversidad humana. Sin miedo o temor expresemos nuestras ideas y pensamientos para así dar cabida a un debate mundial un debate mundial, así aportar cada uno con un grano de arena a engrandecer y mejorar este mundo de una vez por todas

1 Comments:

Blogger gRyZz said...

Buen escrio muchacha!! asi es la humanidad siempre imitando y criticando en fin... me gusta su escrito! espero seguir en contactouup... saludos y hasa pronto!

7:27 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home